Forraje Verde Hidropónico: Una alternativa viable para las cabras en Combarbalá

La ganadería caprina es una de las actividades productivas más potentes en la Provincia de Limarí, con alrededor de 300 mil cabezas, que principalmente se alimentan con el pastoreo, sin embargo, el volumen de pasto disponible naturalmente ha disminuido debido a la prolongada sequía que afectó a la Región de Coquimbo.

Debido a la necesidad de poseer alimento verde todo el año y con altas concentraciones de nutrientes es que el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA Intihuasi, a través de su Oficina Técnica Limarí está evaluando la metodología de obtención, niveles de nutrición y eficiencia productiva del Forraje Verde Hidropónico (FVH), lo que a su vez es complementado con la transferencia de la experiencia a crianceros de las cinco comunas de la Provincia de Limarí.

Luego de ensayos y estudios, el INIA ha logrado producir FVH a partir de semillas de diez especies distintas y de las cuales destaca la avena, obteniendo resultados satisfactorios en cuanto a palatabilidad, eficiencia hídrica y aporte nutricional.

Con el objetivo de transferir ese conocimiento a quienes se dedican a la ganadería caprina en Limarí, INIA realizó en la localidad de El Durazno un Día de Campo, instancia en la cual los agricultores pudieron conocer la forma más eficiente de obtener este alimento.

Para ello alrededor de 20 agricultores de los alrededores visitaron el módulo demostrativo de Patricio Ángel Villalobos, quien trabaja con INIA desde el inicio del proyecto, considerándolo “una buena experiencia”.

“Para mí es bien rentable tener estos módulos, es conveniente e interesante. Cuando lo vi por primera vez no creía que fuera tan rápido, pero ahora lo estamos viendo y es rentable, para mí es rentable, porque lo hemos usado, conocemos el manejo y la idea es tener cabras en establo”, manifestó el agricultor.

Por su parte Nibaldo Villalobos, presidente de la junta de vecinos de El Durazno, destacó la iniciativa y está pensando en implementarla. “Me parece que va por un buen camino, ya que es el forraje del futuro, por la escasez de personal que hay hoy en día en el campo, ese es uno de las principales deficiencias que estamos teniendo en el campo ahora, la gente ahora es poca, son dos o tres personas en un hogar y realmente esto da mucho más tiempo para las otras labores del campo”.

Sobella Ramos, criancera de El Durazno, por su parte hizo hincapié en el ahorro de espacio que supone la instalación de estos módulos. “Para mí es novedoso, es muy bueno, porque para uno que tiene animales es muy buen forraje, en tiempo de sequía sobre todo y además uno ahorra terreno, porque en cualquier pedacito se puede hacer”.

Ventajas del FVH

El Forraje Verde Hidropónico tiene numerosas ventajas, entre ellas destaca que es un alimento de fácil y rápida obtención (en 14 días ya está listo para el consumo). Además de ello necesita poco espacio para su producción y bajas cantidades de agua.

El 100% de la planta es aprovechada, puesto que tanto las semillas como las raíces son comestibles, conteniendo además, gran cantidad de nutrientes.

Si se utiliza fresco disminuye el consumo de agua de las cabras y en seco se puede transformar en Pellet. En ambas presentaciones el FVH complementa la dieta del ganado caprino y podría aumentar la calidad en la producción de leche.

Gonzalo Burgos, Ingeniero Agrónomo y coordinador en Limarí del proyecto explicó que la producción de FVH se pensó sobre todo para períodos de déficit hídrico. “Estamos viendo esta alternativa del Forraje Verde Hidropónico para que lo puedan usar para complementar la alimentación con la pradera natural, además es una alternativa que nos permite también guardar forraje. Si bien podríamos nosotros seguir produciendo forraje mientras hay verde en el cerro, ese forraje lo podemos ir guardando y lo podemos ir utilizando luego en los periodos de escasez manteniendo así un aporte nutricional adecuado para los animales y así poder producir bien la leche, el queso y todos los productos que finalmente comercializa el usuario”.

Dentro de las ventajas, Burgos destacó el ahorro de agua y la calidad nutritiva del forraje. “La eficiencia del uso del agua es una de sus mayores ventajas ya que, por cada kilo de materia seca producida de Forraje Verde Hidropónico de avena en el módulo se  requiere entre 20 y 50 litros de agua. Para el mismo kilo de forraje de alfalfa se requieren entre 600 y 700 litros de agua. Por otra parte tenemos la posibilidad de tener un alimento tierno, un alimento fresco de manera constante, programada y controlable para los animales, entonces vamos a tener nutrientes de buena calidad y a un bajo costo hídrico”.

DATOS SOBRE FVH

El Forraje Verde Hidropónico es el resultado de la germinación de granos,  esencialmente cereales  o leguminosas sobre bandejas, mantenidas con humedad constante, permitiendo el desarrollo de las plántulas hasta 14 días aproximadamente y 25 cm de altura. Las semillas que hasta el momento han dado mejores resultados son las de avena, principalmente por el bajo costo de éstas.

El proyecto desarrollado por INIA es financiado a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional.

       



Diarios Comunales

Red de Diarios Comunales, presente en las 15 comunas de la Región de Coquimbo, informando sobre noticias locales en cada una de ellas.